El grupo municipal de Izquierda Unida de Laredo ha presentado un moción en el Ayuntamiento para que en el próximo Pleno se repruebe la actuación del actual primer teniente alcalde, Ramón Arenas, al que responsabilizan de la puesta en marcha de 11 cámaras de video-vigilancia en diferentes lugares de la localidad.

Lo ha hecho sin haber tramitado previamente las correspondientes autorizaciones de la Delegación del Gobierno en Cantabria, incumpliendo de esta forma la normativa vigente en la materia y, en consecuencia, colocando al Ayuntamiento de Laredo en situación de ilegalidad“, aseguró en rueda de prensa el edil de la coalición, Álex Abad.

En consecuencia, han pedido también que el alcalde decrete el cese inmediato  de todas sus responsabilidades en el gobierno municipal. Paralelamente, en IU interesan que el regidor municipal ordene el precintado inmediato tanto de las cámaras como del material anexo que sirve de apoyo a las mismas, así como el rescate de las imágenes que se hayan podido obtener con dichos equipos y su custodia por parte de la Policía Local “hasta que la autoridad competente determine su ulterior destino“.

Finalmente, la coalición política demanda que se cree y constituya de inmediato una comisión especial con participación de todos los grupos políticos municipales, y con capacidad suficiente para investigar este asunto hasta sus últimas consecuencias, pudiendo acceder a toda la documentación obrante en el Ayuntamiento, recabar informes y convocar a declarar a cuantas personas físicas o jurídicas hayan tenido relación con el mismo.

Descargar (PDF, Desconocido)